Y aquí tenemos el último post, escrito por la misma que viste y calza… Si habéis leído los tres anteriores sabréis a que me refiero y si no, ¡muy mal!, aunque os hago una breve recapitulación. Decidimos entre amigas hacer un shooting y el sitio escogido fue el Laberint d’Horta, en Barcelona. Nos lo pasamos realmente bien compartiendo risas y la ilusión de hacernos fotos durante toda la tarde. Apenas nos dimos cuenta de la cantidad de gente que por allí paseaba. En un momento aproveché para hacerme unas fotos en compañía de mi amiga Azucena y nos los pasamos genial.

En mi caso escogí un único vestido. Un vestido de manga larga abombada y cuello redondo, con el detalle del bordado en el cuerpo me parecía de lo más dulce y femenino, y por lo tanto muy acorde con mi manera de ser. Además, el verde botella, es un color que me encanta y siempre está de moda, tan de entretiempo que es ideal para lucir en esta época del año. Y no sé porque, pero Alejandro dice que le recuerda a algo…

Es por eso que el maquillaje fue en consonancia. La base acorde al tipo de piel, las sombras de color verde y los labios de color rosa brillante fueron la combinación perfecta al outfit escogido.

Opté por unos zapatos de color burdeos de tacón midi, super cómodos e ideales para el día a día, aunque siendo sincera, en cuanto vi la ocasión, los cambie por mis Converse para poder moverme a mis anchas. Es lo que tiene…

Espero que os haya gustado, y aquí os dejamos lo que ocurrió detrás de la cámara 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *