Fotografía de automóviles | Prueba McLaren GT

Para los seguidores más antiguos que siguen este blog o nuestro Instagram, ya lo saben, el automovilismo, junto a la fotografía, es una de mis grandes pasiones.

El proyecto que os presento hoy no puede considerarse trabajo. Me siento muy afortunado de haber disfrutado, junto a mi amigo Dani Blasco, de un día entero de ruta con este maravillo McLaren GT de 2020.

Dani, que es probador de coches para la Revista Car, me llamó para darme la noticia. La conversación fue así:

- En breve me cederán un McLaren para probar durante un día entero. ¿Te vienes?
- ¿Me llevo la cámara?
- ¡Claro!
- ¡Venga!

Quedo con Dani en un punto concreto, guardo mi material fotográfico en el maletero y salimos a devorar curvas. Tenemos que probar el coche, y para ello escogemos las geniales carreteras de montaña que discurren entre Gallifa, Granera y Talamanca.

La zona la conozco bien, es por donde suelo ir con mi coche cuando el cuerpo me pide escaparme de ruta. Las carreteras son preciosas y esconden unas cuantas localizaciones perfectas para la ocasión.

Sobre el coche sólo puedo decir maravillas, McLaren ha conseguido su objetivo, fabricar un super deportivo civilizado y cómodo para viajar grandes distancias. El lujo y las sensaciones al volante son las variables predominantes de la ecuación, una combinación perfecta para los bolsillos más desahogados.

A ver si el próximo McLaren que posa frente al objetivo es 765LT, una de las versiones más radicales de la firma inglesa.

El consejo fotográfico que puedo darte es usar la técnica del barrido, ese efecto tan vistoso que consiste en congelar el movimiento del coche dejando el fondo totalmente movido. Además de mucha práctica y paciencia, tendrás que tener en cuenta la configuración de la cámara, aplacar los nervios para ganar pulso y un correcto seguimiento del coche.

Personalmente me gusta usar una velocidad de obturación de entre 1/80  - 1/30, ajustando diafragma e ISO según la luz de la escena. Luego interviene el pulso del fotógrafo... configuro un punto fijo de enfoque en el visor y sigo el trazo del coche en la misma dirección. Importante destacar que si el ángulo del barrido que haces con la cámara, es diferente al del coche, éste nunca saldrá nítido y enfocado.

Podrás ver la sesión completa en la galería publicada más abajo.

Como ya he comentado, el objetivo de este foto reportaje es ilustrar la prueba, que encontraréis publicada en la Revista Car. Te copio un recorte del artículo de Dani, pero te recomiendo leerlo completo en este enlace.

Subiendo al GT

Así que sin más dilación, abro la característica Mcpuerta y me subo al McLaren GT. Lo primero que me impacta es el agradable olor a zapatería cara, olor a Bueno. Me adapto el puesto de conducción a mi estatura y mientras tanto aprecio los detalles y acabados que me rodean. No hay elementos superfluos, a la vez que no falta de nada. Reina la elegancia y la calidad.

Los diseñadores han hecho un buen trabajo, consiguiendo convertir el habitáculo en un espacio acogedor. También presto atención a detalles como el emblema de la marca reproducido en el diseño interior de los paneles de puerta, el rematado de los tapizados o el tacto de los materiales. Cada elemento destila calidad y te transmite la sensación de estar en un espacio exclusivo y confortable.

Muchas nueces y poco ruido

Nada más poner el motor en marcha con el botón de arranque que se encuentra en la consola central inferior, se percibe un ruido más civilizado de lo esperado. Qué pacífico me parece todo hasta ahora. ¿No me habré confundido y me habré subido en un vehículo de otra marca inglesa? Confirmado que no, la insignia reza “McLaren”. Así que tras comprobar que no me equivocado, pongo primera con las grandes levas del volante y salimos.

Categorías: Miscelánea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code