Una piscina abandonada para una sesión de fotos. ¿Por qué no?